Home DIGINEWS Barack y Michelle Obama negocian producir programas para Netflix
Barack y Michelle Obama negocian producir programas para Netflix

Barack y Michelle Obama negocian producir programas para Netflix

0

El expresidente de Estados Unidos Barack Obama y su esposa, Michelle, están en “negociaciones avanzadas” para producir programas dirigidos a los cerca de 118 millones de suscriptores de Netflix.
La versión, que cita personas familiarizadas con el asunto, señala que el carismático exmandatario no pretende utilizar los programas para responder a su sucesor, Donald Trump, o a los críticos conservadores.
Entre las posibilidades que se han barajado durante las conversaciones destaca que la expareja presidencial ha hablado de la producción de un programa con historias inspiradoras.
Asimismo, que el exmandatario modere conversaciones sobre asuntos que dominaron su Administración (2009-2017), como salud, derecho al voto, inmigración, política exterior y cambio climático, entre otros.
Tampoco se descarta que Michelle Obama presente un espacio sobre la nutrición, uno de los temas banderas durante su paso por la Casa Blanca, o que ambos presten su marca o respaldo para documentales o programas alineados con sus creencias y valores.
Los Obama “siempre han creído en el poder de la narración de historias para inspirar”, señaló Eric Schultz, asesor del expresidente, citado por el Times, quien afirmó que ambos han promovido “historias de personas cuyos esfuerzos por hacer una diferencia están cambiando silenciosamente el mundo para mejor”.
El NYT destaca que, de alcanzar un acuerdo, la plataforma de Netflix le ofrecería al exgobernante un canal de comunicación “sin filtro” que le permitiría llegar a un público similar al que alcanza en sus redes sociales, donde ostenta 101 millones de seguidores en Twitter y 55 millones de “me gusta” en su página de Facebook.
El informe apunta que aún se desconoce cuánto recibirán los Obama de concretar un acuerdo, pero detalla que Netflix firmó recientemente un contrato por cinco años con el productor Ryan Murphy, por 300 millones de dólares.