Carlos Rivera demostró su profesionalismo y salió al escenario para complacer a todo su público, aun y cuando el empresario que lo contrató no le pagó. El concierto que Carlos Rivera ofreció en Mazatlán estuvo a punto de cancelarse por la falta de seriedad y compromiso del empresario que lo contrató, quien desapareció con todo, sin pagarle al cantante. Carlos Rivera demostró su profesionalismo y salió al escenario para complacer a todo su público. Con un grito ensordecedor, fue recibido por el público mazatleco. “Que alegría estar con ustedes por primera vez en concierto, esta es una noche que no me podía perder y quiero que se dejen llevar porque esta,  es nuestra Guerra Tour” dijo el cantante para agradecer y dar la bienvenida a todos. Los ánimos subieron de tono cuando el cantante eligió de entre el público a una chica. Acompañado de cuatro bailarines, diez músicos y una producción espectacular, el ex-académico inició su show precisamente con “Guerra” nombre que le da título a su tour.  Infinidad de piropos, gritos y palabras comprometedoras de sus seguidoras recibió Carlos Rivera durante toda la noche, quien no hizo otra cosa más que consentirlas y desde luego agradecer su presencia. Los ánimos subieron de tono cuando el cantante eligió de entre el público a una chica para invitarla subir al escenario y con ello interpretar “Contigo”. El segundo cambio de vestuario vino cuando Carlos Rivera interpreto “Recuérdeme”, canción principal de la película Coco.