Eiza González es una de las actrices del momento. Desde que se diera a conocer en Hollywood con Baby Driver hace año y medio, la mexicana ha encadenado hasta 11 proyectos, desde superproducciones como Godzilla vs. Kong, hasta la emocionante Welcome to Marwen. “Estoy muy orgullosa y muy feliz”, dijo la artista en una entrevista. “Ha sido un gran año de mucho trabajo y aprendizaje, pero lo que me está ocurriendo es algo extremo. Es increíble, pero te deja exhausto. Lleva mucho sacrificio y cansancio”, agregó. Tras Baby Driver, la cinta de acción de Edgar Wright, ha participado en rodajes como Paradise Hills (de la española Alice Waddington, que se verá en Sundance), Alita: Battle Angel (en salas en febrero) o Hobbs and Shaw (la primera obra escondida de la saga Fast and Furious), que acaba de concluir en Londres junto a Dwayne Johnson y Jason Statham. “No he parado de viajar alrededor del mundo y es algo que agradezco mucho. Son proyectos de los que nunca pensé que podría formar parte. No sé si es bueno o malo, pero siempre pienso que esta racha se va a acabar, así que trato de aprovecharla al máximo”, declaró. Welcome to Marwen es la nueva película de Robert Zemeckis, ganador del Oscar al mejor director por Forrest Gump. La cinta, que mezcla la técnica de “motion capture” (captura de movimiento) con personajes de carne y hueso, se basa en la historia real de Mark Hogancamp (Steve Carell), un hombre que recibió una paliza en un bar y perdió la mayoría de sus recuerdos. A modo de terapia, decide usar su imaginación y construir un mundo de figuras en el jardín de su casa. Allí, lleva a cabo un sinfín de aventuras y se enfrenta a sus mayores temores acompañado por algunas de las mujeres más influyentes que pasaron por su vida. El elenco incluye también a Diane Kruger, Janelle Monáe y Gwendoline Christie.Para González, “se deberían hacer más películas así” por su mensaje de “esperanza, amor, aceptación y diversidad”.