El dealer que aparentemente culpó a Demi Lovato de ser culpable de su propia sobredosis, está siendo buscado por la justicia. Un juez en Los Ángeles emitió una orden de arresto en contra de Brandon Johnson, de 31 años, según confirmaron portavoces de la oficina del Fiscal de Distrito. Los reportes iniciales del mandato fueron difundidos a principios de semana. Al parecer, Johnson había sido citado para presentarse ante las autoridades desde junio, en conexión con otros cargos de posesión de cocaína y por conducir bajo la influencia de substancias prohibidas, pero no se había presentado ante el juez. Se desconoce si la orden está conectada a la crisis de salud de la cantante, ocurridos en julio pasado y que la pusieron al borde de la muerte. Johnson deberá acudir a su cita o de no hacerlo será arrestado bajo una fianza que ha sido fijada en $26,000. Dicha fuente también señala que Johnson tiene un largo historial delictivo y que en marzo fue arrestado por posesión de narcóticos y armas. Supuestamente el sujeto cargaba $10,000 en efectivo y llevaba una pistola semiautomática cargada. Johnson dio mucho de qué hablar cuando días después de la sobredosis que sufrió la cantante de 26 años, hizo explosivas declaraciones para afirmar que él le había advertido a su cliente que las píldoras que él le había vendido eran “muy fuertes”.