María Fernanda Blázquez Gil, nombre de pila de Fey, está por recibir ultimátum de un juez del juzgado 29 en materia civil de la ciudad de México, por no cumplir con lo establecido en un acuerdo con su demandante, a quien defraudó en 2016 cuando canceló presentaciones planeadas para el 4 y 5 de noviembre de 2016 en Guadalajara y Monterrey.
En su momento, la cantante se negó a entregar el adelanto de más de un millón de pesos ($50 mil dólares) y los gastos generados por promoción, difusión y planeación de los recitales que canceló ella y su empresa Gil Gil Producciones, a la empresa 360 Media, con quien después de meses de pláticas, realizaron un acuerdo que hasta el momento la artista no ha cumplido.
También existe la posibilidad que se autorice un embargo de propiedades a nombre de María Fernanda Blázquez Gil, para que sirva de pago y dichas propiedades tendrían que rebasar la cantidad de 2 millones de pesos ($100 mil dólares) para resarcir el daño mercantil causado a la empresa que contrató a Fey en octubre de 2016.