Gabriel Soto ha decidido restringir sus redes sociales tras los comentarios agresivos y violentos que ha recibido, desde que hizo formal la relación que tiene con su actual pareja, la actriz de origen ruso Irina Baeva. Soto ha desactivado los comentarios en su cuenta de Instagram por salud mental, y es que las amenazas, los insultos y ofensas hacia su persona es lo que comúnmente viene tras cada una de las fotos que comparte con sus seguidores. El actor ha tratado de no darle importancia a estas agresiones, que por lo regular vienen de fanáticos de su exmujer, Geraldine Bazán, quienes maldicen e incluso le desean la muerte al actor en sus publicaciones.

“La gente agrede sin darse cuenta de nada, sin saber la verdad, sin imaginar el daño que a veces puede causar con una palabra, por eso es mejor restringir las redes sociales y eso es lo que hice. Los fans deben de entender que somos seres humanos y que como ellos tenemos derecho a ser felices en todas las áreas de nuestras vidas”, declaró.

“Es que cualquier persona que se esconde detrás de una cuenta puede insultarte -agregó- y eso pasa seguido, y más a nosotros como figuras públicas”, concluyó.