Atrás quedaron los rumores, Geraldine Bazán y Gabriel Soto dieron el paso definitivo para formalizar su divorcio. Meses atrás, la ex pareja anunció su ruptura amorosa, dejando claro que por el bienestar de sus hijas: Elissa Marie y Alexa Miranda mantendrían la cordialidad, un acuerdo que hasta el día de hoy ambos han respetado. A lo largo de esta semana se habló de lo que ocurría en términos legales y, aunque no había nada confirmado, Soto decidió romper el silencio en torno a este tema.

Con plena seguridad, el galán de telenovelas dio detalles de lo acontecido, poniendo fin a la ola de especulaciones.  “Es un tema delicado pero sí, es un hecho, ya se firmó el divorcio…”, dijo en una entrevista concedida al programa televisivo Cuéntamelo YA! Fue a finales de noviembre del año pasado, cuando Soto emitió un comunicado para revelar que llevaba cuatro meses separado de Geraldine. Así mismo, descartó que en esta decisión estuviera implicada una tercera persona.

Y aunque no ha sido fácil para la ex pareja enfrentar la situación, el protagonista de Caer En Tentación reiteró cuál es la prioridad de ambos en este instante.  “Ya las cosas están así, afortunadamente llevamos una relación cordial por el bienestar de nosotros, primero que nada, y evidentemente de nuestras hijas…”, agregó en la charla que sostuvo con el espacio antes citado. Actualmente, Gabriel mantiene una estrecha cercanía con sus hijas, a quienes acompaña en los momentos más especiales de sus vidas.

Por supuesto, Geraldine tampoco escapó a las preguntas de la prensa, al ser cuestionada sobre su sentir luego de haber firmado el divorcio. “Es un ciclo que ya se cerró  y ahora sí que el show debe continuar. Es un proceso… cuando alguien pasa por un proceso así hay momentos difíciles y momentos de claridad y momentos más oscuros y es normal, pero es parte de la vida. Eso siempre te hace crecer como ser humano, también aprender y valorar muchísimas cosas…”, declaró durante la reciente conferencia de prensa de la obra de teatro que protagoniza, El Test.

Para ser más puntual, Bazán concluyó su opinión sobre el tema, resumiendo lo que le ha quedado de esta experiencia, más que lista para dar paso a la siguiente etapa. Y claro, tampoco olvidó reiterar el gran aprecio que tiene hacia Gabriel.  “Dos hermosas hijas, diez años maravillosos de mucho amor, de mucho crecimiento. Es un ser humano increíble (Soto), educado, un hombre noble, es un gran papá. No es qué me deja, sino qué me va a dar durante el resto de nuestra vida porque somos los papás de dos niñas a las que amamos profundamente…”, dijo.