Hace unos meses, Gerardo Bazúa pidió prestada una camioneta de lujo a una mujer de nombre, Fabiana Ismail, quien estaría fuera de Miami por cinco meses. El acuerdo sería que la pareja de Paulina Rubio la tendría durante ese tiempo y se haría responsable de su resguardo y cuidados correspondientes, lo cual no sucedió.
“Un amigo en común me cuenta que tiene un amigo que estaba necesitando una camioneta. Pregunté para quién era, me dice que era para Jerry Bazúa, el esposo de Paulina Rubio”, explicó Ismail al programa mexicano de televisión “Me dijo que era para estar pasear por aquí por Miami para que los paparazzi no los sigan. Yo lo creí”.
En un inicio todo se desarrolló de forma adecuada, el cantante se puso en contacto con esta persona, quien viajaría a su natal Argentina, y se realizó la entrega del vehículo sin mayor problema.
“Yo me mandaba WhatsApp con Jerry directo. Al principio, todo muy, muy bien, nunca tuve ningún problema”, agregó. “No le renté la camioneta, se la presté”.
Cuando la dueña del automóvil regresó a Miami, encontró varias multas de tráfico y la camioneta en mal estado, ante lo cual se puso en contacto con Bazúa para informarle la situación y la reacción fue muy negativa por parte del intérprete.
“Le digo a Jerry lo que había pasado y me dice que le envíe la boleta de los tickets para pagar que él los iba a pagar”, explicó. “Me borró del WhatsApp directamente”.
Hasta el momento, no ha recibido respuesta de Gerardo Bazúa; pero Fabiana Ismail no busca demandarlo, solo quiere arreglar la situación de manera pacífica.