Allá por 1999, Julia Roberts se convirtió en una de las primeras celebridades en pasearse por unared carpet luciendo unas axilas sin depilar en la premiere de la que se convertiría en una de sus comedias románticas más populares, ‘Notting Hill‘. Aunque desde entonces haya llovido mucho y los alegatos en contra de los cánones de belleza tradicionales se han convertido en algo habitual en ese tipo de eventos, lo cierto es que ese día las imágenes de la novia de América y de su vello corporal dieron la vuelta al mundo.

Lo más fácil ahora para la veterana intérprete sería alegar que era una adelantada a su tiempo que quiso defender el derecho de la mujer a no depilarse si así lo desea, pero ella prefiere ser honesta y reconocer que ese no era precisamente el caso.