Julián Gil se presentó en la fiscalía penal de la Ciudad de México, para retirar las cuatro demandas que tenía interpuesta contras Marjorie de Sousa, pero algo sucedió que lo hizo sentirse engañado.
Según el equipo de trabajo de Julián, los abogados penales de ambas partes habían llegado a un acuerdo para tanto Gil como Marjorie quitaran las demandas que se habían puesto -él cuatro, ella dos-. Sin embargo, ni la actriz ni sus letrados se presentaron, faltando, supuestamente, a su palabra.
“Julián Gil cumplió con su palabra, fue a retirar las demandas penales en contra de Marjorie de Sousa, según un acuerdo entre ellos. Julián mostró buena fe para finiquitar todo este asunto, y firmó para desistirse de todo”, aseguró su publicista Alberto Navarro.
Entre las cuatro demandas que había puesto Gil estaba la figura de fraude procesal y alineación parental, ambas tenían que ver con los resultados de ADN que ya ambos confirmaron que dieron positivo, arrojando como resultado que el actor y empresario, es el padre biológico de Matías.
En el caso de Marjorie, las dos demandas penales que interpuso contra su ex, son por violencia intrafamiliar e incumplimiento de pensión alimenticia. Según el equipo de Gil, dentro del acuerdo de los abogados, ella debía presentarse hoy y quitarlas pero no lo hizo.