La serie de Netflix sobre una primera dama prófuga y señalada por el asesinato de su esposo, el presidente de México, llega a la plataforma en un periodo de cambio de Gobierno en el país ¿Cuál sería el próximo paso de una primera dama prófuga, acorralada por el Ejército y ramas anexas del Gobierno que la acusan de matar al hombre más importante de México? Pero Emilia Urquiza se quitó sus tacones de aguja hace mucho tiempo para poder moverse por cualquier esfera hasta llegar a las calles del humilde barrio de Tepito, que algunos temen y otros idolatran. Allí se topó con otra cara de una misma moneda, y, de nuevo, no está dispuesta a ceder. Desde el mismo centro ve como sus antiguos socios se corrompen y cómo el narcotráfico entra a su casa con la complicidad de parientes de elevado estatus social. A partir de este 14 de septiembre, dos días antes de que se celebre la Independencia de México, la primera dama, personificada por Kate del Castillo, resistirá, se rebelará, cumplirá su promesa y probará que es inocente. La actriz dijo que la serie seguirá en la línea de denunciar la realidad de su país porque, según planteó, es tiempo de abrir la boca. “Creo que es tiempo ahora de no quedarnos más callados sobre nada, y, si puede ser por una serie, mejor, porque así es que vamos dándonos a conocer al mundo, y abriendo la boca es como tiene que ser”, afirmó la actriz que encabeza el protagónico de “La Reina del Sur”, otra de las entregas de Netflix dirigida, principalmente, al mercado latino.