La actriz Cecilia Suárez dice que la serie de televisión sale de la ideología patriarcal de años atrás que hundió a las telenovelas.
Aunque tiene tono de melodrama, La casa de las flores no es una telenovela, sino su desarrollo, que en lugar de mujeres que lloran, las retrata poderosas e inteligentes, abandonando el discurso patriarcal de antaño.
La novela no se movió de lugar, se plasmó en un formato que hace 30 o 40 años funcionaba, pero ahora es retomada con otro lenguaje y otros temas. El streaming llegó y le dijo: ‘Con permiso, porque tenemos otros temas que nos interesan más’”, añadió la actriz que interpreta a ‘Paulina de la Mora’ en esta serie de Netflix.
En entrevista enfatizó que el director Manolo Caro, a través de La casa de las flores, retoma el melodrama sin miedo, pero construyéndolo de una manera más real.
“Lo cual es digno de aplaudirse para un director de su generación, porque difícilmente se acercan al melodrama, pero él le metió humor negro para hacerlo en otra versión. Me encantó que se arriesgara, que averiguara y que pusiera a personajes fuertes de mujeres.
Porque, dijo, las protagonistas Virginia de la Mora (Verónica Castro), Elena de la Mora (Aislinn Derbez) y ella son “tridimensionales, poderosas, fuertes e inteligentes”.
“Salimos del discurso patriarcal que hundió a las telenovelas. Ya no queremos vernos llorando más, tampoco nos interesa ser vengadoras como los hombres. Hay que entender a la mujer y que se sienta realmente reflejada en historias contadas dignamente”. Es importante que escuches el tono con el que habla “Paulina” en esta serie.