La cantante Mariah Carey detuvo su presentación de Año Nuevo a mitad de camino, y exigió “té caliente”.
Carey regresó a Nueva York para celebrar el Año Nuevo, tras su debacle en 2016.
“Feliz año nuevo. Solo quiero tomar un sorbo de té, si me lo permiten”, dijo Carey mientras miraba a su alrededor aparentemente con la esperanza de que un asistente le trajera la bebida caliente.
“Me dijeron que iba a tomar el té”, continuó, pero todavía no se le proporcionaba té. “¡Oh! ¡Es un desastre! Vale, bueno, tendremos que pasar apuros. Seré como todos los demás sin té caliente”, se quejó Carey.
Sin embargo, después de su actuación, la intérprete se publicó bebiendo de una taza de té en Instagram. Ella escribió: “¡Encontré mi té!”
La caótica actuación de Carey en 2016 pasó por un fallo técnico de sonido, que la hizo arrastrarse por el escenario sin poder cantar.