Marjorie de Sousa exige a Julián Gil que le pague terapias psicológicas, debido a que quedó trastornada por las difamaciones y declaraciones que hizo en su contra en los últimos meses frente a los medios de comunicación.
La actriz, de 37 años, se sometió a diversos estudios, luego de la demanda por violencia intrafamiliar que interpuso el galán, los cuales mostraron que necesita ayuda especializada, según detalló El Debate.
“Se ha sentido humillada y denigrada por parte de Julián, ahora que este duda de su paternidad. Él tiene que pagar las sesiones y esto le costará más de 22 mil pesos”, precisó un allegado a la exreina de belleza.
La acción legal por violencia se dio en diciembre de 2017, dos meses después de que Julián Gil, de 47 años, demandara a su expareja por Nulidad de Reconocimiento de Paternidad y exigiera frente a los medios que se le realice una prueba de ADN a Matías Gregorio, pequeño que procrearon juntos y que nació el 27 de enero.
El examen de paternidad se hará el próximo 4 de enero y de resultar negativo, De Sousa enfrentará un proceso legal por fraude y tendrá que regresar el dinero que le ha otorgado Gil por manutención del menor.