Después de tantas especulaciones y de que una revista acusara a Pablo Perroni, aún esposo de Mariana Garza, de homosexual; la pareja pone un alto y ofrece su versión de los hechos.

“Yo soy una persona que se puede enamorar de un hombre o de una mujer, yo me enamoro del ser humano, estamos en pleno 2019, dejemos de usar las etiquetas, esto tiene que cambiar”, declaró Pablo en conferencia de prensa, ante decenas de medios de comunicación.

Mariana y Pablo también dijeron que están en trámites de divorcio, pero que nada tiene que ver con las preferencias sexuales del actor: “No hubo sorpresas. Lo conocía perfectamente cuando nos casamos”, comentó la Timbiriche.

Seguirán siendo amigos por el bien de su pequeña hija María: “Nuestra hija ya está enterada de todo, se lo hemos dicho con ayuda profesional”, finalizaron.