El cantante puertorriqueño Ricky Martin cerró de forma contundente la XVII Cumbre de los Premios Nobel de la Paz con un explosivo concierto lleno de sensualidad y un llamamiento a vivir libres de condiciones. Desde Yucatán para el mundo, el intérprete de “María” dijo que “Como miembros de la comunidad LGBT no pedimos más derechos que el resto, tampoco menos, simplemente queremos igualdad; es muy simple” , comentó.

Además agregó en su ponencia. “Hay lugar para todos, pero para lograr la paz, primero debemos luchar por nuestro derecho a vivir en libertad”. Con esa misma pasión ofreció un concierto lleno de matices que fueron marcando los colores del arcoíris y brindando un recorrido por sus mejores éxitos.

Ricky cautivó mucho antes, cuando recibió un reconocimiento en el Centro Internacional de Congresos de Mérida, por el concierto Yucatán For Peace. Ante 30 laureados con los Premios Nobel de la Paz y miles de personas de toda Latinoamérica. En el corazón del emblemático Paseo de Montejo, el boricua pidió igualdad para la humanidad. “La igualdad, el respeto y la tolerancia tienen que ser parte de nuestra vida; el derecho de cada ser humano a vivir libremente tiene que ser respetado”, dijo el intérprete en el Día Internacional de la Paz.

Ricky pidió a los activistas que luchan por la igualdad que “Por favor no se den por vencidos, que sigan fuertes, pisando sólido. Lo tenemos que hacer por nuestros hijos y los hijos de nuestros hijos; sin esto no lograremos nunca la paz. La raza, origen, orientación sexual y creencias deben ser respetadas”.