Luego de que Shakira y Jennifer López gritaran a los cuatro vientos su felicidad por la actuación que realizaran en conjunto en el próximo Super Bowl, tal parece que Rihanna no vio con buenos ojos este anuncio. Antes de que se confirmara a las cantantes latinas en este magno evento, la intérprete de Barbados era una de las fuertes candidatas para actuar en el; sin embargo, dejó desde un inicio muy claro que no aceptaría la propuesta ni de broma. “Por supuesto que rechacé su propuesta”, dijo Rihanna en entrevista para la revista Vogue, y subrayó: “No podía participar en algo así ¿Para que gane quién? Desde luego, no mi gente”. Posteriormente, señaló: “Simplemente no podía venderme de esa manera. Hay cosas de la organización con las que no estoy de acuerdo. No iba a ir a servirles de ninguna manera”. La postura de Rihanna surge en solidaridad con el jugador afro Colin Kaepernick, quien retó al presidente Doland Trump arrodillase al escuchar el himno nacional”, gesto al que la cantante respondió con un rotundo “absolutamente”.