La actriz mexicana Salma Hayek vivió un momento muy divertido cuando un pato entró a su casa en Los Ángeles. El pobrecito bajó por la chimenea y se quedó dentro de la casa sin querer salir. Por ella, lo deja ahí viviendo, pero como la misma actriz explicó, su esposo está molestísimo porque cree que ella misma lo trajo a vivir a la casa de ambos. Recordemos que ya tienen perros, búho, tortuga y ahora un pato. Por fortuna, lo logró sacar de la casa pero no contaba con la sorpresa de encontrase afuera con toda su cría. Así que muy campante, los dejó disfrutar de una tarde asoleada en la alberca de su mansión. No cabe duda que la actriz ama a los animales y que está dispuesta a tener debates de pareja con tal de tener cerca a los mismos.