La familia de Selena Quintanilla no estuvo exenta de que su muerte destrozara los lazos de amor, para dar paso a las discusiones por su legado.
“La Reina del Tex-Mex” murió muy joven y dejó mucho material inédito, así como proyectos empresariales inconclusos. Tras su muerte el 31 de marzo de 1995, quien poseía los derechos para distribuir los bienes era su esposo Chris Pérez, quien decidió dejar todo en manos de Abraham Quintanilla, padre de la cantante.
Desde entonces discos póstumos y conciertos en video comenzaron a venderse en grandes cantidades. A ello se sumó una película biográfica, homenajes, aperturas de boutiques y todo tipo de productos con la imagen de “La Reina del Tex-Mex”. A 20 años de su partida siguen saliendo álbumes y realizando homenajes en su honor.
Y aun así las peleas continúan y justo este año en el aniversario luctuoso de Selena, su heredero poseedor de los derechos sobre las canciones, imagen, nombre y todo lo relacionado con ella, demandó a UMG Recordings por las regalías de ventas digitales. Según los acuerdos que firmaron en 1993, le corresponde el 50 por ciento de la facturación neta de la venta.
60 millones de álbumes se han vendido de Selena en todo el mundo. Más de 38 mil seguidores tiene Selena Quintanilla en su perfil póstumo de Twitter 50 mil dólares en vestuario hecho a la medida dejó Selena.