Después de meses de expectación, el Domingo por la noche finalmente se pudo ver la actuación de Shakira y Jennifer López durante el descanso de media parte de la Super Bowl, que tuvo lugar en Miami y enfrentó a los San Francisco 49ers con los Kansas City Chiefs. Más allá de los aspectos deportivos que se han ido comentando en las últimas horas, se puede decir el show de las dos divas latinas, que dieron un espectáculo en el que no escatimaron en detalles y espectacularidad, se convirtió en el momento más comentado de la noche. A pesar del elevadísimo gasto que supone montar un show como este, que no está al alcance de cualquier celebración, los habituales 2, 2 millones y 1,6 millones de dólares que cobran JLo y Shakira respectivamente por sus conciertos alrededor del mundo no deben engañarnos. De acuerdo con la revista Forbes, aunque las dos artistas tienen un caché estratosférico, ambas habrían llevado a cabo la actuación de la Super Bowl gratis. “Estaban dispuestas a actuar de forma gratuita e incluso subsidiar los costos de producción a través de su discográfica o de los promotores de sus conciertos debido a la increíble exposición que proporciona la celebración”, ha afirmado Marc Ganis, presidente de la consultora deportiva Sportscorp al citado medio, que ha asegurado que las dos cantantes latinas accedieron a este trato por la gran exposición mediática que proporciona.
 Según palabras de Ganis, el hecho de actuar sin unos incentivos económicos visibles no es tan extraño como suena, dado que “incluso los artistas más importantes necesitan promocionarse continuamente” y la exposición ante una audiencia de más de 100 millones de personas se acaba traduciendo en dinero, repercusión y éxito para los artistas de manera casi sistemática. De acuerdo con el presidente de Sportscorp, “el espectáculo de la media parte de la Super Bowl es el vehículo promocional más grande para una estrella de la música en el planeta”, por lo que es más que probable que Shakira y Jennifer López vean los resultados de la inversión ‘gratuita’ de tiempo y trabajo con sus próximos proyectos en forma de recaudación, alcance y acogida, igual que los artistas que han pasado por esta celebración deportiva antes que ellas.
 Aunque, hasta ahora, se haya hablado poco del asunto, las dos divas latinas no han sido las primeras artistas en actuar en la Super Bowl sin cobrar. De acuerdo con Forbes, otros cantantes y bandas que ya han pisado el escenario de la final de la liga de fútbol americano como Beyoncé, Bruno Mars, Maroon 5, Travis Scott, Katy Perryy Lady Gaga han actuado en las mismas condiciones y han tenido un gran aumento de popularidad después de actuar allí. Según los datos de la misma revista, a raíz de lo visto en los espectáculos anteriores, el efecto que tiene actuar en la Super Bowl para los artistas es más que evidente. A modo de ejemplo, mientras que, para Justin Timberlake, las reproducciones de su música tuvieron un aumento del 214% en Spotify tras su paso por la celebración del 2018, en el caso de Lady Gaga, esta consiguió subir hasta 60 posiciones en el ranking de Billboard en cuestión de una semana, un hecho prácticamente insólito.