Nadie comprende las dificultades de ser madre mejor que otra madre, pero si es mamá y psicóloga, tal vez lo entienda aún más. Nava Silton, psicóloga en la Universidad de Cornell, explica qué son las ‘vacaciones de mama’: Si eres madre, te recomienda tomarse unos días libres y tener tiempo solo para ti. Las vacaciones para mamás no sólo son buenas para las mujeres, sino para toda la familia. Aprovechar ese tiempo para ti proporciona beneficios para tu salud mental, que se reflejarán de manera positiva en el contexto del hogar. Así como un profesionista tiene tiempo libre para descansar del trabajo, la madre también necesita irse de vacaciones sola o con amigos para descansar y aliviar el estrés de la vida cotidiana. De esta manera, cuando regrese a casa, se sentirá renovada para enfrentar las responsabilidades que implican el cuidado de los niños.

A final de cuentas, ser mamá es un trabajo de tiempo completo y que no tiene descansos: las madres viven prácticamente atendiendo todas de las necesidades de sus hijos y eso se convierte en algo mucho más importante que en sus propias necesidades. Como madre, se ponen en un segundo plano porque las prioridades de su familia son las suyas. No obstante, la Dra. Nava Silton explica que todas las personas necesitan tiempo para sí mismas y es fundamental entender esto cuando eres madre. No hay duda de que ser mamá es un trabajo agotador. Las madres equilibran el cuidado de los niño, el aseo del hogar, hacer ejercicio y trabajar en oficina o en casa, lo que puede convertirse en una tarea interminable y estresante.

Si a esto le agregas que además se tienen pocas pocas horas de sueño, tendrás a una mamá que no estará muy feliz mientras intenta equilibrar toda su vida de la mejor manera posible. Muchas madres no aceptan tomar un descanso sin su familia, pues temen que si ellas no están presentes todo se vuelva un caos. No obstante, aunque parezca algo difícil, renunciar a ese control puede ser beneficioso. Volverás con más energía y disposición. Además, los niños también deben aprender que estar lejos de su madre no es el fin del mundo. Al respecto, Silton asegura: Es importante que los niños se den cuenta de este equilibrio que, idealmente, debe lograrse en la situación familiar. Las palabras de la doctora Silton se ven reforzadas por un estudio de la Universidad Católica de Louvain, en Bélgica, donde se explica que las vacaciones de mamá son una excelente idea y que deberían tomarse como mínimo cada 12 meses. Los resultados de la investigación revelaron que una mujer que sale de viaje sin su familia al menos una vez al año, tendrá un mayor nivel de satisfacción en general y será menos propensa a sufrir depresión.