Thalía es una de esas personalidades de la música que canta y baila al ritmo que le toquen, y en estos días se mueve con la nueva ola del llamado pop urbano, un estilo que, según su experiencia, abarca mucho más de lo que fue boom latino que penetró en Estados Unidos entre los años 1990 y comienzos del 2000. Su música siempre la ubica dentro del pop latino, mas ahora reconoce que este sonido moderno amplía las oportunidades de “jugar” con distintos matices rítmicos y géneros. “Creo que el nuevo pop es el urban sound global”, afirmó este martes en videollamada. “Lo lindo de este latin explosion de esta ocasión que estamos viviendo con esta generación es que es en español. La explosión latina anterior tratábamos de cantar en inglés, con nuestros sonidos y todo, pero en inglés. Creo que ahora este sonido urbano permite la fusión de muchos elementos; es una plataforma de fusión, no solamente del género urbano, sino también puedes poner bachata, electrónica, salsa, merengue, pop, o sea, sirve muy bien para adaptar todos los sonidos musicales”. Su propuesta más reciente dentro del pop urbano se titula “La luz”, un tema que grabó junto con el exponente puertorriqueño Myke Towers, con la idea de aportar “mucho positivismo” entre sus seguidores en este tiempo de pandemia. “Fue el momento ideal para lanzar esta canción, para juntarme con Myke Towers, para tener un track de Tainy, y para lanzar ese movimiento de que aunque la luz se apague, que la música no pare, que tus sueños no paren, que tu energía no pare”, expuso. Thalía comenzó su carrera solista a finales de 1980 y al comparar ese inicio con la multiplicidad de plataformas digitales disponibles en la actualidad, no duda que ahora se le haría más fácil impulsar sus proyectos discográficos. “La música hoy día tiene más auge que antes. Creo que la gente con las plataformas digitales y el alcance que tienen, la facilidad de usarlos y de escuchar música en el momento que quieran y dondequiera que se encuentren, eso es un cambio total del juego”, opinó. “Las redes sociales tienen un impulso muy, muy grande para nuestra música. Estoy fascinada viendo lo que pasa en la industria en estos años, porque ha sido muy rápido, pero al mismo tiempo, es muy excitante, porque la gente quiere música”.