Hace unas semanas, tras dejar de recibir visitantes a causa de la pandemia de Covid-19, el dueño de un zoológico en Tailandia, se declaró en quiebra, y en consecuencia, dejó abandonado el recinto con decenas de animales en él. Cada uno de los ejemplares que se quedaron en el zoo -quizá los que no pudieron vender o trasladar- fueron abandonados a su suerte por quien fuera propietario de ellos y del espacio en el que se encuentran, pero obviamente, se quedaron sin los alimentos que antes les eran proporcionados por los humanos, así lo denunció en redes sociales Minh Nguyen. Nguyen es un joven australiano residente en Tailandia que, junto a otros amigos encontró el zoológico abandonado y entró en él para grabar un video de las condiciones en la que están los tigres, osos, y cocodrilos que aún habitan en él.  Con la intención de salvar a los habitantes del zoo de morir de hambre, Nguyen lanzó una campaña de recaudación en GoFundMe; su meta era recaudar 20 mil dólares (480 mil pesos), pero en sólo cuatro días, casi ha duplicado la cifra, así que los ejemplares que captó en el video, tienen más esperanzas de sobrevivir.  Además, al ser animales en cautiverio, son incapaces de cazar para conseguir su propia comida, y también necesitan otros cuidados que en sus hábitats naturales no, por ejemplo: atención médica especializada y limpieza.  En el video que ya le ha dado la vuelta al mundo, puede verse las deplorables condiciones en la que los animales viven: entre basura, sin agua potable y en espacios demasiado reducidos y sin condiciones óptimas para ellos. Tras alcanzar la meta de donaciones, en la página de fondeo comunitario, se publicó un segundo video en el que los promotores de la iniciativa explican en qué usarán los recursos conseguidos.